0

Salamanca es una ciudad que se disfruta por abajo, a pie de calle, y también por arriba, desde lo más alto de sus monumentos. Desde el maravilloso 2002 existe la posibilidad de visitar la torre del reloj de la Catedral Nueva, la más alta y esbelta de todo el conjunto catedralicio. Es la exposición de Ieronimus que con el tiempo ha ido ampliando su recorrido y que resulta imprescindible en cualquier visita a la ciudad. Años más tarde se abrió al público Porta Coeli, el recorrido por las torres de la Clerecía que también merecen una vista para conocer este espectacular conjunto monumental que incluye la Universidad Pontificia de Salamanca.

Turismo de Salamanca ha difundido un vídeo realizado con dron y que permite unas vistas de la ciudad de Salamanca inéditas hasta el momento.

Merece la pena verlo.